El Rincón de Josefina

Me di la oportunidad de visitar el restaurante que es conocido y autonombrado como la casa de los chilaquiles, para probar el sabor de una cocina que ha tenido sus puertas abiertas desde 1986, misma que ha sabido mantenerse en el buen gusto de la sociedad chiapaneca.

Para acceder al estacionamiento se tiene que descender de la línea de calle, pero conforme se va bajando, se va uno sumergiendo en un rinconsito lleno de naturaleza viva, en donde el color verde predomina y el aire comienza tener cierta frescura.

Cabe mencionar que el nombre del establecimiento es exactamente una descripción física del negocio, ya que se ubica en un rincón del Hotel la Hacienda; pero en cuanto a Josefina, me imaginé por un momento que era el nombre de la dueña, llevándome la grata sorpresa, que optaron por llamarle así, en honor a la abuelita de la Sra. Aida Pastrana, la propietaria del lugar.

Un pequeño pero muy verde pasillo es la entrada a ese rincón, en el que curiosamente mientras elegíamos donde sentarnos mi esposa y yo, todo lo que mis ojos podían ver, me trasladó mágicamente a esos comedores rústicos donde alguna vez comí de niño.

El personal que no se encuentra uniformado, los ruidos de las hojas que son movidas por el viento, la música hasta cierto punto con más volumen de lo tradicional, pero sin llegar a ser molesto, esas paredes descubiertas parcialmente de repello que dejan ver el color rojo de los ladrillos (cómo cual mujer coqueteara elegantemente) lograron hacerme sentir en conjunto las raíces de mi tierra, es decir, mi pueblito querido.

Se acerca una joven mesera con actitud fresca y natural (sin preocupación por algún protocolo) para tomarnos la orden y al mismo tiempo se tomó la molestia de explicarnos promociones y paquetes que tienen previamente impresos en la carta y hacernos recomendaciones; cabe señalar que todos y cada uno de los platos contienen chilaquiles (fue ahí donde comprendí porque se autodenominan: la casa de los chilaquiles).

La única entrada que ofrecen es una rica sopa de chipilín, que para el paladar de mi hermosa acompañante fue una de las mejores sopas de chipilín que ha degustado, desafortunadamente yo opté por sopear ese rico pan dulce en el café.

El tiempo de espera para que nos sirvieran el plato fuerte, fue dentro de lo tolerable; las órdenes de cecina y arrachera nos las sirvieron con una guarnición de frijolitos, aguacate y un tamalito de chipilín (que para nuestro humilde paladar en cuestión del tamal, algo le hace falta), teniendo como fondo en el plato a los famosos y tradicionales chilaquiles.

Yo no sé si la emoción estaba vigente del recuerdo de mi pueblito, pero en especial los chilaquiles en cada bocado que daba, irremediablemente me trasladaba a ese sabor que solo se podía conseguir en épocas pasadas de la vieja cocina de pueblo, en el mejor de los sentidos.

Los precios que una persona en promedio que puede gastar en el desayuno oscila entre los $100 y $140 pesos, que en relación al sabor, calidad y cantidad me parecieron accesibles y más aún si agregamos el plus del buen ambiente que hay y del buen servicio que ofrece el personal, que aunque no sea especializado, sí obtuvimos una atención a muy buen nivel e incluso mucho mejor que otros restaurantes que hemos visitado.

Sin lugar a dudas este es un negocio que también ha trascendido a través del tiempo y ha salido victorioso en la constante lucha de seguir dentro de la lista de los mejores restaurantes dentro de la ciudad, dicho logro había sido un esfuerzo solo de la primera generación de dueños, pero al día de hoy, es un esfuerzo combinado con una segunda generación.

Tuvimos la suerte de conocer a la gerente e hija de la Sra. Aida Pastrana, la cual tuvo la gentileza de ofrecernos gustosamente una promoción para nuestros lectores; dando el 20% de descuento en el consumo general, en cualquier día de la semana con el simple hecho de comentar que dicha oferta la leyeron en esta página. No aplica con otras promociones.

El Rincón de Josefina

El Rincón de Josefina
85.7142857143

Alimentos

8/10

    Instalaciones

    8/10

      Atención del Personal

      9/10

        Ambiente

        9/10

          Limpieza

          9/10

            Estacionamiento

            8/10

              Precios

              9/10

                Pros

                • Buena calidad y sabor en los alimentos.
                • Buena atención del personal.
                • Precios accesibles.

                Contras

                Sobre Balam

                La pasión por escribir y el amor a Tuxtla me lleva a la necesidad de crear una página de recomendaciones objetivas de lugares y establecimientos que den un servicio de excelencia.

                Comentar

                Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

                *