Restaurante “Flamingo”

Años de sobrevivir a explosiones de aperturas de nuevos restaurantes en nuestra ciudad capital de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; hay uno en especial, que ha logrado trascender a través de los años (desde 1967 para ser exactos) consiguiendo que sus comensales siembren involuntariamente en sus hijos, la costumbre de visitar al restaurant “Flamingo”. Convirtiendo ese hábito, en una herencia de generaciones.

Me atrevo a mencionar lo antes citado, producto de lo que ha sucedido en mi familia, mi padre es responsable de que tenga la fortuna de conocer dicha empresa; así también, hace un par de años tuve a bien llevar a mi familia, por lo que mi hijo mayor tiene frecuentemente la tendencia de querer degustar tan rica tradición.

Una música de fondo te recibe al cruzar la puerta de entrada, misma que en conjunto con las mesas y sillas te trasladan irremediablemente a los 80´s, los recuerdos de mi niñez y adolescencia vienen a mi mente, junto con un ligero aire de nostalgia y melancolía.

El recurso humano se hace presente con un alto sentido de vocación a servir, puesto que se acerca uno de los dos meseros para recibirnos y darnos una educada bienvenida, en la que nos mencionó su nombre, el cual era Alejandro; posteriormente nos ofreció algo de tomar, mientras nos proporcionaba la carta.

Mientras mi esposa decidía que iba a desayunar, me di la oportunidad de contemplar la infraestructura del establecimiento, siendo la madera un elemento muy importante en el diseño e imagen, debido a que se encuentra en paredes, columnas, y en la barra de bebidas; es de notar el buen mantenimiento y conservación que existe.

El lugar cuenta con un pequeña terraza, para aquellos que gustan de fumar; así también hay un pequeño espacio pensado en los niños, en el que se encontraba un brincolin desinflado (me imagino, lo han de inflar los fines de semana o salvo petición de algún pequeño visitante).

Después de unos minutos de espera y de haber ordenado nuestros alimentos a nuestro camarero, vi como una ventana se abría y casi al mismo tiempo se escuchó el sonar de una campanita que anunciaba un platillo preparado; pero éste, antes de ser servido, es revisado por el encargado, quien se percató que los “Huevos motuleños” que había pedido mi esposa estaban demasiado secos, regresándolos de nuevo a la cocina para su correcta presentación.

Los colores tan vivos en nuestros platos hacían ver que nuestros alimentos estaban frescos y de buena calidad, verdaderamente ningún detalle a la vista, todo lo servido se antojaba comerlo, por lo que sin dudar, acudimos a los tenedores para iniciar el festín.

En lo personal, no encuentro palabras para describir la textura, aspecto, sabor y el agradable olor de esas “Puntas de filete al albañil”, todo lo que mis ojos habían visto, simplemente se quedaron cortos, no encontré un solo detalle, nada que no me agradara, bastó darle sólo un bocado para declararme fan nuevamente de Flamingo.

Otros de los puntos destacables del negocio, es la limpieza del lugar, incluyendo los sanitarios, mismos que lucen renovados y que sólo tienen un detalle, no cuenta con acceso para discapacitados, desafortunadamente nada es perfecto, siendo éste, un pequeño gran problema, que espero busque la administración como solventarlo.

En cuanto a los precios y en relación al sabor y calidad de los alimentos, considero que es muy accesible, debido a lo satisfechos que quedamos por el módico costo de $210.00 pesos ya con el servicio incluido, el cual cabe destacar, es de manera voluntaria y en ningún momento fue solicitado.

El Flamingo es un restaurant que no necesita de espectaculares, ni de grandes campañas de publicidad; la actual administración ha apostado a la tradicional estrategia de ser recomendado, coloquialmente dicho “de boca en boca”. Aportando mi granito de arena con esa tendencia, moralmente me siento deseoso de recomendarlo ampliamente.

Restaurante “Flamingo”

Restaurante “Flamingo”
8.7

Alimentos

9.7/10

Instalaciones

8.0/10

Atención del Personal

9.7/10

Ambiente

8.0/10

Limpieza

9.7/10

Estacionamiento

6.0/10

Precios

9.7/10

Pros

  • Excelente calidad y sabor en los alimentos.
  • Excelente atención del personal.
  • Precios muy accesibles.

Contras

  • No cuenta con estacionamiento propio.
  • No hay sanitarios para discapacitados.

Sobre Balam

La pasión por escribir y el amor a Tuxtla me lleva a la necesidad de crear una página de recomendaciones objetivas de lugares y establecimientos que den un servicio de excelencia.

Un comentario

  1. Gabriel Rodríguez

    Alimentos

    7.50

    Instalaciones

    7.70

    Atención del Personal

    8.00

    Ambiente

    8.00

    Limpieza

    9.00

    Estacionamiento

    0.00

    Precios

    6.00

    Buenas noches, definitivamente uno de los restaurantes clásicos de la Ciudad, como nota al margen, en ese edificio se encuentra el primer elevador que hubo en la ciudad.

    Como comentario adicional, difiero de la calificación que le otorgan respecto al precio, la verdad está bastante caro en comparación a otros lugares de la Ciudad, un platillo que en otros lugares lo encuentras en 160 pesos, en Flamingos está en 230.

    Gracias.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*