Restaurante Campestre Rica Villa

Sintiendo la necesidad de respirar aire un poco más fresco del que se puede obtener dentro de la ciudad, recordé dos recomendaciones que gentilmente me hicieron un familiar y un buen amigo, por lo que decidí darme la oportunidad de conocer este restaurante campestre que se encuentra a las afueras de la ciudad, rumbo al municipio de San Fernando, Chiapas; en el kilómetro 10.2 de la carretera Internacional número 190.

La belleza del diseño del establecimiento se puede apreciar desde la entrada, en donde conjugaron armoniosamente la madera, la piedra, el acero, la naturaleza y hasta una pequeña corriente de agua que solo puede ser atravesada por puentes.

Al ingresar con mi esposa a la zona de mesas y poder tener otra vista de las instalaciones, no podíamos dejar de seguir comentando respecto a los bonitos detalles de la construcción y de la buena elección que habíamos tomado al querer desayunar en un lugar campestre; por lo que asumimos que nuestra experiencia en el lugar sería completamente satisfactoria.

Lamentablemente las cosas no salieron como pintaba; comenzando con el mal servicio que proporcionaron el personal de meseros; los cuales parecían estar inmunes a las peticiones de los comensales (y eso que sólo éramos cuatro mesas para cuatro meseros).

Tratando de ignorar la pésima atención por parte del personal, decidimos que dichas acciones no echarían a perder nuestro desayuno, por lo que con toda la disposición del mundo nos dirigimos a la barra del buffet de alimentos.

El menú no tenía muy buena vista, ya que los plátanos fritos y el chorizo estaban quemados, teniendo una apariencia de carbón seco. Curioseando las demás bandejas, no logré que algo llamara mi atención, por lo que pregunté a un mesero si podía ordenar a la carta, ya que las recomendaciones que me dieron, fue respecto a las carnes rojas y así mismo le hice ver que no había nada del buffet que se me antojara a simple vista. Con una voz firme e indiferente, me comentó que en las mañanas no se servía a la carta.

No teniendo más opciones, nos dispusimos a probar un poco de cada alimento y absolutamente en ninguno de ellos encontramos algo especial. Todo tenía un sabor tan común, que no hace falta ser chef o tener experiencia alguna para poder igualar o mejorar cualquier guiso de los que estaban servidos.

Con toda la pena del mundo me anime a interrumpir la tan armoniosa platica del personal, para pedirles que nos asistieran levantando los platos sucios que habíamos dejado, cabe hacer mención que observé que las otras tres mesas tenían que estar pidiendo también asistencia del personal, para que les levantaran las losas usadas, así como también las servilletas sucias.

Pedí hablar con el encargado del negocio para que pudiera platicar con él, mismo que amablemente suspendió sus actividades para atendernos. Es de importancia resaltar que tuvo toda la disposición de escuchar mis comentarios y de informarme que sí existe la opción de ordenar a la carta, si el cliente así lo desea, por lo que no encontró explicación alguna del porque me fue negado ese servicio.

Independientemente que tuvo la gentileza de disculparse a nombre del personal a cargo, es de suma importancia que la administración capacite y concientice a su recurso humano de lo primordial que es verdaderamente atender a sus visitantes con calidad de servicio, ya que eso puede ser un factor de asegurar el éxito o fracaso del negocio.

Respecto al precio del buffet por persona, es de $ 130.00 pesos, mismos que es relativamente módico si se refiere al buen ambiente que sólo puede lograr unas hermosas instalaciones; pero si nos referimos al valor por los alimentos, considero que el costo es alto, ya que lo ahí servido aunque no tiene un mal sabor, pero sí un sabor común que se puede fácilmente reproducir en casa sin esfuerzo alguno.

Con el único fin de dar el beneficio de la duda, quiero expresar que deseo regresar al lugar y darme la oportunidad de probar las carnes rojas que vienen en la carta, mismos que ha sido objeto de recomendaciones.

Restaurant Campestre Rica Villa

Restaurant Campestre Rica Villa
7.1

Alimentos

6.0/10

Instalaciones

9.0/10

Atención del Personal

5.0/10

Ambiente

9.0/10

Limpieza

7.0/10

Estacionamiento

8.0/10

Precios

6.0/10

Pros

  • Bonitas instalaciones.
  • Zona de recreación infantil.

Contras

  • Mala atención del personal.
  • Una sazón muy común.

Sobre Balam

La pasión por escribir y el amor a Tuxtla me lleva a la necesidad de crear una página de recomendaciones objetivas de lugares y establecimientos que den un servicio de excelencia.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*